Primera ley de Newton

La primera ley de newton es la ley de la inercia, que establece que todo cuerpo que se encuentra en reposo o a velocidad constante (que es lo mismo en términos prácticos), debe mantenerse en ese estado y tendera a hacerlo, a menos que una fuerza externa se vea involucrada y modifique este estado, es decir que lo haga pasar del reposo al movimiento acelerado. Un ejemplo puede ser al encontrarse en una patineta desplazándose a velocidad constante, el cuerpo tendera a permanecer en ese estado, por lo tanto, si aparece una piedra en medio del camino de la patineta, esta se detendrá súbitamente, pero la persona que estaba sobre ella, saldrá disparada en la misma dirección del movimiento que este tenía ya que por ley él debe de mantener el estado de movimiento que poseía.